Blogs·Sin categoría

Amor en universos paralelos

Falta poco para que publique una nueva reseña sobre el libro que estoy leyendo actualmente. Sin embargo, no he podido resistirme a escribir sobre lo que me evoca. ¿Podrás adivinar el libro?

Su espalda desnuda chocaba una y otra vez contra la fría pared. No sabía cómo explicarlo, pero aquello no era violento en absoluto. Le gustaba. Le gustaba y le aterraba. Comenzó a meter su tiernas manos bajo su camiseta de Barbie. Él decía que era su serie favorita. Mientras le arañaba suavemente la espalda, se apuntó en su agenda mental esa recomendación. Sus lenguas luchaban en una ardua batalla que ninguno quería dar por perdida. Los labios, ligeramente sangrantes, desvelaban la lujuria presente en los mordiscos. Entre cada acercamiento, ella le obligó a quitarse la camiseta. La lanzó lejos. La lámpara fue su lugar de alunizaje.

Él la cogió en brazos y violentamente la dejó caer sobre la cama. Abrió sus piernas y comenzó a explorar su joven cuerpo. Sus senos, duros, se estremecían con cada soplo de aire. Comenzaba a bajar cuando su vista se paró en un tatuaje en las costillas.

– ¿Qué pasa? – ella, siempre tan impaciente.

– Me gusta. ¿Qué es? – él, siempre tan curioso.

– Hace referencia a Sons of anarchy, mi serie favorita. Ya te lo explicaré – agarrándolo del mentón subió su cabeza para acabar pegada a sus labios.

– ¿Por qué tanta prisa? ¿Tienes miedo?

– Un poco, ¿tú no? Pero quiero. Quiero y te quiero.


El vaho de las ventanas tragaba la luz de las farolas. En el suelo, una figura de Capitán América yacía degollada y sin escudo. Tumbada sobre su pecho, trataba de memorizar cada lunar. No sabían cuándo sería la siguiente vez. No sabían, siquiera, si habría siguiente vez. Las lágrimas comenzaron a anegar sus ojos. Trataba de evitar esos pensamientos, pero no pudo. ¿Cómo iban a verse? ¿Cómo iban a contarlo? Sus madres no la aceptarían. Los padres de él tampoco. ¿Y qué pasaría en el instituto? Era la única sin pareja y, por si no fuera suficiente, la persona que le gustaba era él. Cerró los ojos y pensó en su abuela. Su abuela siempre le decía que, en un universo paralelo, las relaciones entre hombres y mujeres se veían de forma correcta por la sociedad. Su abuela murió. Murió sin ver cumplido su deseo: que las relaciones heterosexuales fueran aceptadas en la sociedad. Él le gustaba mucho. Él la enamoraba. Qué ironía de universo, pensó.

¿Lo has adivinado ya? Se trata de Personas como yo, de John Irving. Aquí puedes leer la reseña.

Anuncios

Un comentario sobre “Amor en universos paralelos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s