Periodismo·Sin categoría

David López Rodríguez, autor de Terrores: “Mientras no te empareden en el nicho o te incineren, hay tiempo para todo”

12308357_860040420758390_6459275632000404326_n
David López en una firma de libros. Foto: Andrés Ortega Illescas

David López Rodríguez (Chana, 1978) es un escritor polifacético. Agente literario en la Editorial Egarbook, colabora en Cool Read Magazine realizando entrevistas a figuras famosas y con diversos artículos para Mundiario y Maracena. Un viaje a Argentina hace algo más de una década le llevó a conocer a Jorge Bucay. Poco después, en 2004, comienza a escribir pequeños textos y poemas en la plataforma facebox (ahora netlog). La situación de España le hizo cerrar su propia empresa de instalaciones eléctricas, hecho que le reunió de nuevo con las palabras de Bucay y da lugar a su primer libro ¿Qué prefieres, verme desnuda o tomarnos un café?, una autoedición con tintes personales. Residente en la localidad de Peligros, afectado por los desahucios, recurre a la literatura y escritura como bálsamo. Se considera amante del cine y de las series, así como de la música y el fútbol. Con varios libros publicados, el granadino nos ofrece una entrevista con motivo de una nueva publicación de Terrores, ahora en la Editorial Egarbook.

P. Primero de todo, gracias por dedicarnos tu tiempo, David. ¿Qué encontrará el lector en Terrores?
R. Un placer, en todo caso gracias a ti por el interés. En este libro tenemos una antología de relatos del género del terror que no tienen relación entre sí a excepción de las dos entregas de Deep Web.

P. La muerte espera en las cloacas es el primer relato de este libro. Sin embargo, lo escribiste tiempo atrás para un concurso al que no lo presentaste por un cambio de normas del mismo. ¿Qué te motivó, en un primer momento, a participar en este concurso?
R. El premio, por supuesto. Si ganabas, te editaban. Pero al final cambiaron las reglas y era tarde para la historia que ya hice y no quería quebrarla cargándola de literatura inútil para hacerla más extensa. A la larga fue mejor. Ya esa editorial no existe.

P. Llama la atención la narración de este relato, ya que distintos personajes se van turnando con sus voces. ¿Te sientes más cómodo escribiendo en primera persona o atiende a algún elemento diferente?
R. Me siento cómodo si me divierto creando, independientemente de la voz del narrador. Además creo que eso es primordial.

P. En Terrores podemos ver las ilustraciones que Andrés Ortega Illescas realizó para cada narración. ¿Qué crees que aportan estas inclusiones en cualquier tipo de novela?
R. Para quién le guste, sin duda. Conté con Andrés para adornar un poco el libro y porque es un crack de los comics.

P. Para escribir los dos capítulos de Deep Web te has basado en un viejo profesor de academia, el cual, como universitario, pudo adentrarse en este mundo en presencia de la guardia civil. ¿Qué se encontró él y qué te inspiró?
R. Pues uno se hace una idea leyendo el libro, ese relato en cuestión. Me inspiró lo que nos relató en clase un día. Apunté todo y con el paso del tiempo lo usé. La Deep Web sigue ahí. Existe.

P. Tráfico de órganos, trata de blancas, violaciones… ¿Cómo debe prepararse el lector para este relato?
R. El título del libro en general ya te avisa. No obstante con el miedo se disfruta también.

P. Tu tierra está presente de nuevo en El asesino de la cuerda. ¿Qué significa para ti escribir sobre localizaciones que conoces y por las que puedes tener algún sentimiento?
R. Dejo rastro de los sitios que frecuento y pruebo que se pueden realizar historias desde sitios de España sin tener por qué meternos en escenarios extranjeros siempre.

P. Llama la atención la forma en que determinado personaje –no vamos a desvelar nada- se dirige al lector en Acecha el demonio. ¿Por qué decides este tratamiento?
R. Intenté ser original y creo que, por tu pregunta, lo conseguí o al menos te dejé pensando.

P. Algo que me ha llamado especialmente la atención, han sido los finales en todos los relatos. Unos finales que parecen inconclusos, inacabados. Que dejan un regustillo de querer más. ¿Te gusta que el lector cree su propia historia a partir de lo que el escritor le ofrece?
R. Claro. Es bueno que se quede ese regusto, así el lector querrá leer más… aunque no sea a mí, pero que lea. Es imprescindible tener imaginación, se tenga la edad que se tenga y más en este mundo a veces tan gris en el que vivimos.

P. Durante varios años te has dedicado al mundo de la electricidad. Por el tema de la crisis, tu negocio cerró y te ves de pronto en el paro. ¿Qué cambió en ti? ¿Cómo lo afrontaste y que significaron los libros de autoayuda y, especialmente, Jorge Bucay para ti?
R. Fue hacer algo… no mirarme el ombligo. Estar entretenido para no comerme el coco. Y fíjate que acabé publicando y escribiendo. Jamás me planteé que sacarían al mercado libros míos. Fue un aferrarme a algo.

P. Es en esta época cuando retomas la escritura. Una escritura que ya habías plasmado en 2004 en la plataforma facebox (ahora netlog) y que crea ¿Qué prefieres, verme desnuda o tomarnos un café?, una autoedición con un capítulo muy especial dedicado a un familiar fallecido. ¿Te consideras una persona que saca el lado positivo a todo lo que se le pone en contra?
R. Lo intento. A veces rozo el pesimismo demasiado, pero siempre encuentro el modo de tener algo que merezca la pena por lo que seguir adelante. No es fácil. Quien ha pasado por cosas similares a las mías lo sabe. Hay quien no tiene fuerzas y cae.

P. ¿Hay una edad para escribir o nunca es tarde?
R. Mientras no te empareden en el nicho o te incineren, hay tiempo para todo.

P. En 2014, la Editorial Luhu publica Indefenso ciudadano español, que al igual que tu primera obra autoeditada, tiene un carácter crítico con la sociedad y especialmente con el tema de los desahucios, situación que has vivido en tus propias carnes. ¿La escritura para ti es una forma de cerrar heridas?
R. Sí, en parte. Esta historia es real. Yo pasé por lo que se refleja en ese libro y por eso la contestación a tu pregunta anterior. Hay que desahogarse de alguna forma. Otros hacen boxeo…

P. ¿Cómo ves la situación en nuestro país?
R. Me da pena. Pero lo que más me da pena es que todos vemos lo que pasa y seguimos dejando que pase. No veo unión general. Creo que, cuando hay elecciones, por ejemplo, se refleja que cada cual va a lo suyo. Votan muy pocos y, los que lo hacen, pues eso… Parece que da igual que saqueen el país.

P. Permíteme que muestre tu lado más solidario. En 2013, Libros Mablaz publicó Filippo, amor reencarnado, ahora en Editorial Egarbook. Decidiste que 1 euro de cada ejemplar vendido iría destinado a Stopdesahucios Granada y a la Fundación Dravet. ¿Cómo y por qué se te ocurre esta idea?
R. No tengo constancia a día de hoy que ese dinero haya llegado a su destino. No tengo relación con Mablaz. Creo que se puede ayudar desde todos los ámbitos a mejorar la calidad de vida de las personas. En breve Leibros saca antología solidaria donde he colaborado para los niños con RETT.

P. Podemos encontrar Todos tenemos una debilidad en Estratega, pero yo no puedo despedirme sin saber qué te llevó a escribir Alma en sumisión (I y II). Además, por lo que he descubierto, te documentaste de primera mano. ¿Puedes contarnos alguna anécdota?
R. Sí, un thriller romántico publicado con Estratega que se puede comprar en amazon, por ejemplo. Y Alma en sumisón fue casi sin querer. Me dio curiosidad ver cómo era el BDSM en España a raíz de 50 Sombras de Grey y me topé con la dominación femenina. De ahí los creé y, he de decir, que es romántica en su mayoría.

P. ¿Papel o digital? ¿Por qué?
R. Papel. Será la costumbre. Si hicieran algo con el pirateo lo mismo preferiría digital, porque puedes tener toda una biblioteca en una mano.

P. ¿Qué diría ahora tu profesora de Literatura, asignatura que se te atragantaba, si conociera todo lo que has hecho?
R. Supongo que estaría muda por la sorpresa. Yo le diría que lo mismo hubiera leído más antes o hubiera hecho Filología o Periodismo si no hubiera sido por ella.

P. ¿Qué consejo le darías a las personas que están comenzando a escribir?
R. Que sean obstinados. Que no se den por vencidos ya que hay muchas editoriales y alguna habrá que les edite. O autopublicar, que muchos grandes empezaron por ahí. Y que lean, que lean mucho.

P. Ya, por último, David, cuéntanos en qué te encuentras inmerso –queremos pistas ;)-
Me han encargado 2 trabajos. Me callaré hasta que estén por salir. Gracias por todo y un besazo, guapa 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s