Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“Sylvia”, Howard Fast (E. V. Cunningham)

sylvia howard fastTítulo: Sylvia

Autor: Howard Fast (E. V. Cunningham)

Editorial: Navona

Número de páginas: 373

Año de publicación: 2014

La frase: “No hay nada peor que ser puta en El Paso, señor Macklin, y si lo considera, ¿no somos todos putas de un modo u otro? […] Todos nos vendemos: sólo en algunos casos el precio lo pone exclusivamente el comprador. ¿Le resulta extraño lo que digo? Intento comprender lo que llamamos pecado, no meramente para condenarlo.”

Valoración:

estrellas1

Sinopsis

Frederick Sommers, un multimillonario de Los Angeles, contrata al detective privado Alan Macklin para que le resuelva un problema, un insólito problema: quiere saber quién es Sylvia West, su novia, con la que piensa contraer matrimonio. Las condiciones económicas que le ofrece para que investigue el pasado de Sylvia son tan tentadoras para el raído bolsillo de Macklin que la aceptación del trabajo es ineludible. Con tan generosa retribución y los gastos pagados sin limitaciones, empieza el periplo del detective siguiendo las desperdigadas huellas que ha dejado la muchacha por el país, en Pittsburgh, El Paso, Nueva York o Los Angeles. Unas huellas de miseria y dolor; pero también de superación. El final de la investigación es una auténtica vuelta de tuerca para los protagonistas de la historia y, sobre todo, una sorpresa mayúscula para Sommers.

Reseña

Nacido en Chicago en 1923, con padres fallecidos en un incendio, se alistó en el ejército para después abandonarlo y matricularse en la Universidad de Chicago. Especializado en Historia Antigua, se encuentra desde hace ocho años en Los Angeles. Con un matrimonio de tres meses fallido a sus espaldas, Alan Macklin lleva una vida infeliz. Atrapado en la rutina, tiene un trabajo miserable que poco o nada deja en su cuenta bancaria y, menos aún, en su corazón. Pero su historia está a punto de cambiar.

Cierto día, Macklin, investigador privado, recibe una llamada de un hombre multimillonario. En su encuentro, Frederick Sommers le tiende una foto de una bella mujer. Se trata de Sylvia West, futura esposa del Sr. Sommers, a la que conoció en una fiesta. El encargo, en un primer momento, parece sencillo: Alan deberá averiguar el pasado de la novia, con buenos honorarios y gastos pagados sin límites. Y, es que, según la propia Sylvia, nace en China en 1931. Durante una etapa con su padre en Francia, aterriza en Londres, donde la figura paterna y su tía mueren al caer una bomba en su casa. Sola, la chica pasa a vivir con su tío, que fallece en 1952. Como única heredera, se hace con una gran fortuna que le lleva a California en 1956. Su pasión: la escritura. Su futuro esposo no cree en su historia.

El 12 de agosto, el detective decide comenzar con su encargo visitando la librería de su vieja amiga Ann Goldfarb, donde adquiere un poemario escrito por la señorita West. Una primera pista que, gracias al profesor Mullen, experto en poesía, le llevará de viaje por Pittsburgh, El Paso, Englewood, Nueva York, Scarsdale, Santa Bárbara, Brentwood y Los Angeles, entre otros. En cada lugar, Alan va descubriendo nuevos datos gracias al dinero de Sommers: toda la ayuda policial que podía recibir debía ser comprada. Los sobornos crean debates internos en un detective descontento con su tarea.

En su camino, conocerá a personas que le dejarán huella, como Irina Olanski, bibliotecaria de Pittsburgh que le ofrece información de la investigada: su nombre es Sylvia Karoki, una pequeña de un suburbio que sufría abusos por parte de un padre húngaro alcohólico y que recibía poca ayuda de una madre polaca que se moría de cáncer de pulmón y se daba también a la bebida. A partir de ahí, nuevas pistas y cambios de nombre que llevan a Macklin a visitar lugares indeseables y a sufrir una pelea que acaba en el hospital. Karoki cuenta con un pasado demasiado oscuro y con numerosos empleos a sus espaldas. Poco a poco, diversos personajes ayudarán a Macklin en su cometido. Sin embargo, algo va cambiando con el paso de los días. El investigador se siente cada vez más atraído por la historia de Sylvia, lo que le llevará a enamorarse perdidamente de ella sin conocerla personalmente.

Howard Fast (NY, 1914 – Greenwich, 2003), el autor de la famosa Espartaco, escribió esta obra bajo el seudónimo de E. V. Cunningham después de que sus publicaciones fueran prohibidas tras ser acusado de comunista. Sylvia es el primer libro que escribe bajo este nombre, en 1960. Una novela donde la corrupción, el poder y la prostitución están a la orden del día. Fragmentada en partes según los lugares donde se desarrolla la acción, y, a su vez, en días de trabajo, el dinero se eleva como uno de los protagonistas principales en los bajos fondos. Policías corruptos copan las páginas y crean sentimientos de culpabilidad en nuestro detective. Narrada en primera persona y con una profundidad sublime, una historia sobre crisis de identidad, dudas existenciales y dolor que nos hará plantearnos dos cuestiones: ¿Somos quién deseamos ser? ¿Tenemos todos un precio?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s