Periodismo·Sin categoría

Entrevista a Gerardo Jesús, autor de Fuego y Tempestad: “A pesar de circunstancias por las que he pasado, sigo adelante, luchando y superándome”

El sueño de un joven poeta se ha hecho realidad con la publicación de su primera obra. Gerardo Jesús González Jiménez (Almuñécar, 1990) es el autor de la reciente publicación de Círculo Rojo, Fuego y Tempestad. Nacido en Almuñécar, continúa actualmente su vida por los rincones de su infancia. Sin embargo, dos trágicos acontecimientos parecieron querer derribarlo. La pérdida de su madre y la posterior aparición a los dieciséis años de una rara enfermedad, una ataxia cerebelosa, le han llevado por diversos túneles. A pesar de estos reveses, Gerardo siguió adelante y consiguió ver la luz gracias a sus poemas, escritos que sirvieron como excusa a sus compañeros para sufrir acoso. Mientras una silla de ruedas le truncó su sueño de ser futbolista, Pablo Neruda, Miguel Hernández o Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros, le tendieron sus conocimientos para conseguir ser el escritor feliz y agradecido que es hoy.

P. En tus propias palabras, ¿quién es Gerardo Jesús González Jiménez?

R. Gerardo Jesús González Jiménez nace un 23 de Julio de 1990 en Almuñecar y ya desde muy pequeño mostró un gran interés por la escritura, especialmente por la poesía. Con tan sólo 25 años de vida, ha mostrado una gran entereza, fuerza y coraje debido a las circunstancias por las que ha tenido que pasar en su vida: el fallecimiento de su madre cuando tenía tan sólo 12 años y su enfermedad degenerativa, ataxia cerebolosa, que apareció a sus 16 y que ha ido avanzando, empeorando su movilidad, equilibrio y sistema de motricidad.

P. ¿Y Fuego y Tempestad? ¿Qué espera a todos aquellos que se adentren en sus páginas?

R. Fuego y Tempestad es el punto donde todo empieza y todo acaba. Es una condena y refugio para el poeta. Fuego y Tempestad, en definitiva, es un libro escrito con el corazón y con el alma.

En esta obra, el lector se va a encontrar con diez relatos poemados en los que el autor expresa, en forma de ensoñaciones, el éxtasis que siente el poeta enamorado cuando goza de los placeres amorosos y del tormento percibido cuando se aleja o se va el ser amado. Tras ser abandonado, diversas damas rescatarán el alma del poeta y lo hechizarán, haciéndole salir de la condena que Isabella le dejó.

Conecto con el lector y lo engancho. A los elementos de expectación ya mencionados, observa que hay pasajes que te hacen no abandonar el libro y seguir con él en las manos. Una aventura en la que te llevo de la mano. Además, hasta en educación, en didáctica, se aconseja que se cree expectación en el alumno para que quiera seguir aprendiendo. En la literatura ocurre lo mismo: hay que crear expectación para que el lector se enganche y prosiga leyendo.

Hay muchos elementos de magia, expectación y misterio, todo en torno a Isabella.

P. Tu primer libro es una poesía cargada de sentimientos y emociones. ¿En qué momento de tu vida decidiste comenzar a crear esta historia?

R. Mi deseo de ser poeta nace en la adolescencia, es decir, en ese período en el que tanto me hizo sufrir el contraste entre mis sentimientos y deseos.

Gracias a mi pasión por la lectura, poco a poco sentí la necesidad de expresar mi propio mundo interior, lleno de inquietudes y amores. Por eso, hace tiempo que sentí el deseo de sacar a la luz mis pensamientos en forma de poesías. Mi dedicación a la poesía está vinculada, en gran medida, al apasionado y difícil mundo de las experiencias emocionales de mi adolescencia. Fue, entonces, cuando decidí que sería escritor y, todavía hoy, pasados los años, sigo tomando fuerzas de aquellas incertidumbres.

Escribir poesía ha sido siempre para mí la mayor afición y también la más hermosa, pues me permite alejarme de esta enfermedad y acercarme a la satisfacción de fundar un mundo de pasión y situaciones de ternura. Siempre sentí interés por la poesía y crecí leyéndola y escribiéndola. Dedicaba horas, dando rienda suelta a la imaginación. Cogía la pluma y comenzaba a escribir todo tipo de relatos.

P. Isabella es una de las protagonistas de la novela, una doncella que abandona al protagonista, sumiéndolo en el desaliento. ¿Qué rasgos autobiográficos podrá encontrar el lector?

R. La pasión y el romanticismo toman las riendas en estas composiciones. Desde las ensoñaciones poéticas recordando loca y apasionadamente el amor de Isabella —como lo fue Dulcinea para Don Quijote—, la aparición de nuevos amores, hasta el abandono de la amada. El autor nos traslada a un lugar donde los sentimientos mueven el mundo. En resumen, Gerardo es el propio poeta abandonado. Es una biografía amorosa de mi vida.

P. Tu primer libro es publicado cuando consideras que ha alcanzado el valor literario necesario. ¿Qué te hizo ver que era el momento apropiado y que ésta sería tu primera obra que vería la luz?

R. El amor es lo que mueve nuestras vidas. Lo he tenido siempre muy presente. Es por ello que, por primera vez, he decidido compartir mis poesías con el público, editando esta obra bajo el sello de Círculo Rojo

P. Sufres ataxia cerebelosa, una rara enfermedad que afecta a la movilidad. Hay cantidad de información en internet, pero me gustaría conocer cómo es convivir con esta afección.

R. La ataxia, directamente, no causa dolor físico. Sin embargo, las ataxias pueden causar un tipo diferente de dolor: la angustia mental y psicológica que conllevan las preguntas sin respuesta, las miradas fijas de las personas curiosas, el miedo a ahogarse y a la progresión de la enfermedad, etc. ¿Cómo sobrellevar estas realidades?

Una persona que se enfrenta a una ataxia puede experimentar numerosas emociones diferentes: enojo, ansiedad, rechazo, turbación, miedo, frustración, pesar, culpabilidad, impotencia, aislamiento e incertidumbre. A estas emociones, puede añadirse la apatía, la alteración de relaciones, las dificultades para comunicarse, los conflictos familiares y las pérdidas de privacidad, de libertad y de autoestima que conllevan el incesante progreso de la enfermedad. Éstas son las barreras que deben ser superadas por la habilidad del atáxico para sobrellevar la enfermedad y para la que ninguna medicina podría valer.

Hay ocasiones en las que es posible sobrellevar la enfermedad por sí solo, pero hay otras veces en las que se necesita el apoyo emocional de otra persona. No avergonzarse o asustarse de buscar ayuda cuando se necesite. La mayoría de los seres humanos tiene dificultades para aceptar cualquier enfermedad. No nos gusta tener que enfrentarnos con nuestras limitaciones. A algunos, las limitaciones les hacen pensar en un fracaso, que todos queremos evitar. A menudo, no son los síntomas físicos los que causan la mayor parte del dolor, sino los sentimientos de ser diferente de los demás. Sin embargo, si se acepta esas realidades de la diferencia con los demás y de la existencia de unas limitaciones, pueden abrirse nuevas dimensiones en la vida, desarrollando la personalidad y relacionándose con los demás.

Yo, personalmente, llevo bastante bien esta enfermedad, dentro de lo que cabe. Confío al 100% en que en un futuro se hallará una cura para la ataxia. Eso me tranquiliza.

P. Las enfermedades raras pocas veces cuentan con la difusión y ayuda necesarias. Como persona afectada, ¿te planteas la posibilidad de escribir una novela sobre la ataxia cerebelosa?

R. Sí, me lo planteo. De hecho, estoy trabajando en un proyecto donde escribo una vida con ataxia.

P. Admites que, gracias a la poesía, has encontrado la luz. ¿Qué ha cambiado en ti desde la publicación de Fuego y Tempestad?

R. Desde que publiqué el libro, estoy más contento y con más ganas de luchar contra esta enfermedad degenerativa.

P. La poesía es tu inspiración, esperanza y anhelo. A pesar de ello, has comentado que también has sufrido mucho durante tus procesos de escritura. ¿Por qué?

R. Me da la impresión de que escribo en defensa propia. La vida es inestable, ya que para todos transcurre sin que uno pueda evitar casi nada. Entonces, en medio del caos, he encontrado este refugio donde yo mantengo el control, al menos, en apariencia. Empapado en una intimidad soñadora y susceptible, encontré un magnífico antídoto en la poesía. Diría que, cansado de la lucha interior con mi alma, decidí buscar en ella la lucidez para aquello que yo no conseguía percibir.

Tal vez nunca fue suficiente una mirada, una palabra o una lágrima es un verso que refleja lo que me hizo sufrir el amor o, mejor dicho, el desamor de Isabella.

P. El pasado mes de abril, tuvo lugar la presentación de Fuego y Tempestad en la sala de conferencias de la Cultura, en Almuñécar, lugar donde resides. ¿Cómo fue la experiencia?

R. La sala de conferencias de la Cultura de Almuñécar fue testigo de uno de los actos literarios más bellos y emotivos de los últimos años. Fue un acto muy emocionante y atractivo de ver. La acogida de la gente fue espectacular. Lo más emocionante fue el discurso de mi hermana Verónica, donde se me saltaron las lágrimas, como a toda la sala. Conocí nuevas amistades y pasamos un rato agradable.

Hace poco, presenté Fuego y Tempestad en mi antiguo instituto, el IES Antigua Sexi, y los alumnos me avasallaron a preguntas. Algunas me hacían especialmente gracia y todos reíamos. Uno, en concreto, me preguntó que quién era Isabella. Como la conductora de la presentación se llamaba Isabel, todos pensaron que era ella; pero respondió: “Yo soy Isabel, no Isabella” —risas—.

P. En el acto, además de la artista navarra Laura López Zárraga, estuvo acompañándote tu hermana Verónica. ¿Qué significó su presencia para ti?

R. Es un ángel a mi lado para alumbrarme con su sonrisa. Mi amiga, mi confidente, mi hermana querida. Ella, cada vez que me ve alegre, comparte conmigo la alegría y, en ocasiones, ni siquiera necesito decirle cuál es el motivo. Sabe leer mi mirada y entiende perfectamente todo mis gestos. Nunca deja de ser esa luz en mi camino. Ilumina las sombras, es fortaleza a mi alma, alfombra de amor y rosas.

Nacimos del mismo vientre, crecimos en el mismo lugar, sufrimos las mismas pérdidas, pero desde otro lugar. Mi hermana, después de mi madre, es mi mejor amiga. Es esa persona consejera de la vida que me orienta cuando siento que la vida toma el rumbo que no es y, sin decirle nada, acude a mí, me orienta y me guía.

Cuando los vientos se acercan, es formidable su presencia y brotan a raudales sus palabras, inmenso caudal de sapiencia. Ahora veo la claridad de las cosas gracias a esa luz que emana de tu corazón, hermana querida.

Es aroma de la ternura. Escucha mi voz, en mi corazón vive y mi amor por mi hermana amada siempre estará latente. Mujer que admiro por su fuerza de salir adelante, niña que veo que un día cuidé, que quiero y me quiere. Sus mensajes son cantares y la esperanza del mañana cuando azotan las tormentas.

P. A temprana edad, descubriste tu pasión por la escritura. ¿Cómo recuerdas ese momento?

R. De adolescente, empecé a escribir poesías. Aunque mi recuerdo no es bonito, ya que la mayoría no las entendían y se metían conmigo.

Hoy vivimos en una sociedad convulsiva, competitiva y algo ignorante, que nos hace creer que el romanticismo ha muerto y, a veces, nos avergüenza reconocer que leemos poesía y, más aún, que la escribimos ¿Es que ello nos hace menos sensibles que en épocas pasadas? Yo creo que no. Reprimimos los sentimientos por temor a parecer blandos y sensibleros, por miedo a destapar el lado sensible en un entorno tan frío. Sin embargo, la poesía como género literario es tan moderna, apasionante y agradable como cualquier otro género. Creo que es el vehículo por el que sacamos nuestros sentimientos, sin timidez, ya que solemos cobijarnos tras la literatura para expresarnos a corazón abierto.

La lectura nos permite crecer como seres cultos e inteligentes. Pero el ser humano no es solo cerebro que, a modo de esponja, absorbe el conocimiento y progresa técnicamente. Es, también, sentimiento. Es el yo profundo en el que reside la percepción de la vida y, como dijo Rafael Cadenas, ¿qué se espera de la poesía, sino que haga más vivo el vivir?

P. ¿Se convirtieron, desde un primer instante, los poemas en tus primeros escritos?

R. Previo a este libro, he redactado diferentes poemas y poesías: dedicadas al amor, a mi madre e, incluso, a mi recién nacido sobrino, poema que guardo y guardaré siempre en mi memoria y seguro que mi pequeño disfrutará cuando pueda leer.

P. ¿Cómo es tu proceso de creación?

R. Mi proceso de creación es muy sencillo: por la noche me viene la inspiración y empiezo a escribir, sobre todo en días de invierno y lluvia tormentosa.

P. A los 23 años, concluiste tus estudios en el Ciclo Superior en Alojamientos Turísticos? ¿Por qué elegiste esa formación?

R. Desde siempre me ha gustado el turismo y aprender nuevos idiomas. Eso de hacer de guía turístico me apasiona.

P. ¿Cómo es Gerardo Jesús en su día a día?

En su día a día, Gerardo va en su silla de ruedas a todos lados. Por las tardes, acude a natación con sus amigos y, algunas mañanas, de paseo con su silla y su familia. Para mí es muy duro estar postrado, pues mi sueño era ser futbolista. Pero con mi fuerza, el apoyo de la familia y la pasión por la escritura, he roto una gran barrera y, a pesar de circunstancias por las que ha pasado, sigo adelante, luchando y superándome, alcanzando las metas que me propongo; una de ellas, el libro Fuego y Tempestad. Y, es que, la escritura me ha servido casi de terapia para reponerme en las adversidades. He encontrado mi vocación y la forma de transmitir a mis familiares, amigos, allegados y conocidos mis sentimientos y emociones. A pesar de la timidez, he tenido la valentía de plasmar lo que pienso en este libro.

P. ¿Cómo calificarías tu experiencia en Círculo Rojo?

R. Su nombre ya la honra y habla de su dedicación a la necesaria promoción de los escritores noveles. Me atrevería a decir que, al acogerme entre sus autores, han hecho suyo el dicho castellano de que lo discreto no quita lo valiente.

P. Un consejo para los autores noveles.

R. Tu conocimiento es una fuente perfecta para empezar una historia. Si una historia vive dentro de ti, tienes la obligación de hacerla salir. Debes seguir enviando tu trabajo. Nunca debes dejar un documento guardado en un cajón y cogiendo polvo. Mándalo una y otra vez mientras trabajas en el siguiente. Si tienes talento, alcanzarás algún tipo de éxito. Pero solo si persistes.

P. ¿Qué poetas han marcado tu vida?
Si te soy sincero, mi gran influencia, y diría que casi la única, ha sido el chileno Pablo Neruda y sus obras Veinte poemas de amor y una canción desesperada y Cien sonetos de amor. He leído otros autores, lógicamente, como Miguel Hernández o Gustavo Adolfo Bécquer.

P. Si tuvieras que quedarte con una frase de uno de tus referentes, y sé que es difícil, ¿con cuál te quedarías?
R. Muchas, pero me quedo con Las palabras están llenas de falsedad o de arte; la mirada es el lenguaje del corazón, de Shakespeare y con Sé curioso y no juzgues nunca, de Walt Whitman.

P. Muchísimas gracias por tu tiempo, Gerardo. Gracias por plasmar tantos sentimientos en una obra y por tu gran fuerza de voluntad.

FUEGO Y TEMPESTAD (EBOOK)  Comprar

Anuncios

13 comentarios sobre “Entrevista a Gerardo Jesús, autor de Fuego y Tempestad: “A pesar de circunstancias por las que he pasado, sigo adelante, luchando y superándome”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s