Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“Dados de Cristal”, David F. Cañaveral

Título: Dados de cristal (Ciudad Fortuna #1)

Autor: David F. Cañaveral

Editorial: Autopublicación

Número de páginas: 326

Año de publicación: 2015

La frase: “La suerte, unas veces se ve; otras se oye. Pero yo creo que, sobre todo, se toca. Hay una textura alrededor de las personas […], una membrana que nos protege, nos lleva allá donde vayamos en este mundo. Hay personas que poseen una suerte más fuerte, más gruesa. Pero, otras tienen una suerte débil y fina, que se quiebra con facilidad. Hace que el brillo de las personas se reciba de manera diferente. Hace que sus voces se escuchen con ecos distintos.

Valoración: estrellas1

Sinopsis

Bienvenido a Ciudad Fortuna, un mundo gobernado por la suerte, en el que Alexander Berkel ha recibido la peor de las taras: ser gafe.

Una tarde de otoño del año trece, Alexander Berkel, un gafe que intenta soslayar los peligros que conlleva su condición, recibe un inesperado encargo de la misteriosa Organización Heptágono, la entidad cuasi clandestina que vigila y protege la suerte en el mundo. Varias personas de los barrios pobres han muerto por ingerir una sustancia en forma de polvo, que se vende como droga, apodada “azafrán”. Si Alexander localiza al responsable de estos hechos, descubrirá la identidad de su familia biológica, quienes le abandonaron de niño en un orfanato.

En la investigación del “caso azafrán”, Alexander encontrará diversos aliados y enemigos. Descifrará los entresijos de la filosofía, la genética y la religión y conocerá el amor junto a una joven muy distinta a él. Pero, ¿logrará eludir el influjo de los siete dogmas que rigen la suerte en el mundo?

Reseña

El oído de Alexander Berkel no deja de recoger el incesante goteo que proviene de una encimera que se encuentra situada a sus espaldas. Sobre ella, un extraño objeto reluciente espera impaciente a que éste fije la mirada en él. Es el otoño del año 13 y Berkel, maniatado a una silla metálica, con dolores que recorren todo su cuerpo y sangre que desciende por su rostro, recobra la consciencia. Una rápida visión general le recrea la imagen de un viejo lugar sin ventanas. La humedad es dueña de cada recoveco y cubre las herramientas de sus paredes. Una única bombilla da luz a ese taller abandonado. De repente, un joven veinteañero de buena apariencia física irrumpe en el espacio. Es, entonces, cuando el confuso hombre de treinta y cuatro años repara en el dado colorido del fondo.

Ciudad Fortuna no conoce de horizontes ni límites. Un compendio de barrios ricos y pobres que sumergen a sus habitantes en un halo atrayente y misterioso, donde la utopía y la distopía semejan estar aliadas. En el día de La Luna, Alexander se encuentra en la esquina de la calle Tragaluces cuando un desconocido vehículo se detiene a su vera. Ella, exuberante, llamativa, sensual, atrayente pero, sobre todo, dulce y con unos ojos cautivadores, sale del coche y se acerca hasta a él. Entre furtivas miradas, un intercambio de un sobre. Una desconocida está, sin saberlo, marcando el futuro de un gafe.

Berkel no tuvo una infancia feliz. Tampoco cuenta con una vida plena y envidiable. Su padre adoptivo, Héctor, dejó a su única hija y a él desamparados tras su muerte. Éste fue su salvador cuando, a los doce años, le sacó del orfanato en el que había sido abandonado a los seis. Ahora, su hermana Irene es su única familia. La única familia de un ser repudiado por la sociedad. En una ciudad regida por la suerte, un hombre sin oficio, solitario y señalado. Un gafe.

Tres días después del inesperado encuentro, el ahora dueño del sobre camina por una zona próspera de la ciudad. Siguiendo la dirección del sello lacrado, sus pasos le llevan a un edificio sobrio y moderno de siete plantas. La estatua de Atenea y el Discóbolo de Mirón le reciben a su entrada en la Organización Heptágono, una institución que vela por la seguridad de la metrópoli las veinticuatro horas del día. Su misión: proteger la suerte. Y, es que, en Ciudad Fortuna, preocupantes acontecimientos están acabando con la vida de las personas más desfavorecidas. El Caso Azafrán, una encomienda que solo un hombre maldito como Alexander Berkel puede resolver. Su recompensa más preciada: su identidad.

Opinión

Dados de cristal es el primer volumen de la serie Ciudad Fortuna. Un proyecto de David F. Cañaveral que, en sus comienzos, fue concebido como un proyecto audiovisual, algo que no deja de percibirse en su obra. Narrada en tercera persona, este lugar mágico, misterioso e intrigante carece de límites. Con innumerables y grandes descripciones de los rincones más escondidos de la ciudad, el autor nos va metiendo cada vez más hondo en la desesperanza y la ostentación. Una exposición que, en ocasiones, puede resultar algo cargante en cuanto a repetición a lo largo de sus páginas, si bien puede tornarse necesaria para no perder por el camino ningún detalle importante.

Saltos temporales que hacen la lectura más amena, con una estructura característica que incita a resolver el caso que ocupa a Alexander Berkel. Flashbacks que dan alas a la saga. Los personajes cuentan con una psicología muy bien formada, sin ningún cabo suelto. Una profundidad que desgarra cada uno de sus órganos y permite al lector ponerse en su propia piel.

Un halo sobrenatural semeja cernirse sobre el individuo que decide posar sobre sus manos un ejemplar de esta obra. Corrupción, intereses personales, extrañas muertes. Amor, compasión, dudas, miedo, lealtad. Una Ciudad Fortuna que, junto a su utopía, nos incita a abrir bien los ojos a nuestro alrededor. Para los más impacientes, Trébol de madera dará continuidad a esta novela. Puedes conocer más detalles en la web del escritor.

Anuncios

Un comentario sobre ““Dados de Cristal”, David F. Cañaveral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s