Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“El niño en la cima de la montaña”, John Boyne

Título: El niño en la cima de la montaña

Autor: John Boyne

Editorial: Salamandra

Número de páginas: 256

Año de publicación: 2016

La frase: Sabes por qué lleva uniforme la gente, ¿verdad, Pierrot? […] Porque la persona que lo lleva cree que puede hacer lo que le apetezca […]. Puede tratar a los demás como nunca lo haría si llevara ropa normal. Insignias, guerreras o botas altas…Los uniformes nos permiten dar rienda suelta a nuestra crueldad sin sentirnos culpables.

Valoración: estrellas

Sinopsis

París, 1935. Los primeros siete años de la vida de Pierrot, de padre alemán y madre francesa, están marcados por el candor de una infancia no muy distinta de la de cualquier otro niño. Pero al igual que para millones de personas, la guerra lo cambiará todo. Tras la muerte prematura de sus padres, Pierrot tiene que abandonar París y separarse de su íntimo amigo Anshel, un niño judío de su misma edad. Deberá viajar solo hasta Alemania para vivir con su tía Beatrix en la misteriosa casa en la que está empleada. Y no se trata de una casa cualquiera, sino del Berghof, la enorme residencia que Adolf Hitler tiene en lo alto de una montaña en los Alpes de Baviera. Hasta su llegada a Alemania, el pequeño Pierrot, —que ahora se llama Pieter— no sabía nada acerca de los nazis. Ahora, acogido en el entorno íntimo del todopoderoso Führer, se verá envuelto en un mundo tan extrañamente seductor como peligroso, en el que no habrá lugar para la inocencia. Al final de la guerra, Pieter logrará regresar a París en busca de algo que le permita aliviar el peso de su culpa, y en las últimas páginas, un sorprendente desenlace obligará al lector a reinterpretar un aspecto clave de la historia que revela la insondable dimensión del perdón y la amistad.

Reseña

París, 1936. En la habitación que tantas veces habían compartido, estaba soñando despierto. Le encantaba pasar las horas ahí. En realidad, no importaba el lugar, solo su compañía. Anshel lo saca de sus pensamientos. Acaba de terminar su nuevo relato -inspirado en las ideas de su amigo-, un imperceptible paso más en su objetivo de convertirse en un escritor de renombre. Comienza a mover sus manos y, con sus ojos iluminados por el entusiasmo, deja fluir su creación. El niño es sordo, pero nunca ha tenido ningún problema de comunicación con su compañero . Nacidos con dos semanas de diferencia, inquilinos del mismo edificio, Pierrot Fisher y Anshel Bronstein se habían criado juntos, lo que les había llevado a crear un lenguaje de signos único y especial.

Con tan solo siete años, Pierrot compartía algo más que confidencias con su, prácticamente, hermano. El padre de Bronstein había muerto ahogado cuando trataba de cruzar a nado el canal de la Mancha, mientras que el de Fisher había abandonado a su mujer Émilie y a su descendiente tres años atrás. Wilhelm había luchado en la Gran Guerra y, aunque no murió en el campo de batalla, lo hizo en vida. Sus pesadillas recurrentes, sus gritos nocturnos y sus visitas a la cocina en busca de alcohol despertaban continuamente a su hijo de cuatro años.

Acompañado siempre de su fiel perro D’Artagnan, cierta noche, el pequeño Fisher se ve en la obligación de permanecer escondido en un armario. Su padre, en un ataque de locura, estaba rompiendo toda la vajilla, hasta que decidió que dejar inconsciente a su mujer era un mejor entretenimiento. Aquello fue demasiado. Una francesa casada con un alemán condenados a no entenderse. A la mañana siguiente, su progenitor ya no se encontraba en el hogar y, días después, murió arrollado por un tren. Pierrot promete, entonces, hacer sentir orgulloso a su padre.

La estabilidad en su casa es inexistente. Émilie comienza a trabajar de camarera, ocupando el puesto que su difunto marido había dejado. Debía mantener a su hijo. Sin embargo, en su aniversario, una fuerte tos trunca sus planes. La madre coraje es ingresada y pierde su particular guerra. Solo, sin ningún familiar que se pueda hacer cargo de él, el franco-alemán pasa una temporada en la casa de su mejor amigo. Pero una conversación atrapada a escondidas inunda su cuerpo de miedo y angustia. Su fin estaba cerca. La condición judía del hogar firma su sentencia.

El muchacho conoce a las hermanas Durand, Simone y Adèle, en el orfanato que estas regentan en Orleans, al sur de París. En su breve paso por el lugar, no pudo hacer frente a las humillaciones y palizas de un adolescente interno. Una carta se convierte en su billete de salvación: hasta oídos de su desconocida tía Beatrix, había llegado la terrible tragedia de la familia. Tras una charla de la ama de llaves con su jefe y, tras luchar con la reticencia inicial de este, Pierrot sería aceptado en la gran mansión que se alza en la cima de una colina de Austria. Pero antes, varias normas: su comportamiento debería ser ejemplar, prohibidos los juegos, su vestimenta sufriría un cambio radical y, a partir de ese momento, dejaría de ser Pierrot.

Opinión

Dividida en tres partes -1936, 1937-1941 y 1942-1945-, la nueva novela de John Boyne no deja indiferente. Tras su best-seller El niño con el pijama de rayas, el escritor vuelve a narrar el horror nazi a través de los ojos de un niño de siete años. A lo largo de las 256 páginas que componen esta obra, el autor refleja de forma magistral el crecimiento personal de un corazón noble. El paso del tiempo y la barbarie tiñendo de oscuridad los más blancos recovecos de su cuerpo.

Viajes en el tren con comportamientos vejatorios hacia un anciano y encuentros fatales con jóvenes alemanes uniformados. Deslealtad, sublevación y castigos. Tristeza, humillación, soledad y desesperación. Compasión y amor transformados en odio y deseos de venganza. Boyne juega con su personaje, al igual que lo hace con nuestra mente. Se adentra, se queda y retuerce cada una de nuestras ideas.

Un libro que esconde una moraleja digna de mención. Una novela narrada desde unos ojos infantiles y cargada de enseñanzas para los lectores adultos. Lenguaje sencillo que marca y permanece. Sin embargo, no debe comparase con la famosa historia de Bruno y Shmuel. Lee sin prejuicios.

Anuncios

4 comentarios sobre ““El niño en la cima de la montaña”, John Boyne

  1. ¡Hola! Este libro está en mi lista de pendientes desde que salió. Me llama muchísimo la atención esta parte de la historia contemporánea. También leí El niño con el pijama de rayas y, desde entonces, el autor pasó a ser de mis favoritos. Muy buena reseña, sin duda, lo leeré. Saludos! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. A mí me fascinó con “El niño con el pijama de rayas”. Esta novela puede llegar a ser algo menos dura, pero no por ello deja de ser interesante. Es una perspectiva diferente con una moraleja a tener en cuenta.

      ¡Muchas gracias por leer y comentar!

      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s