Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“El silencio de la ciudad blanca”, Eva Gº. Sáenz de Urturi

Título: El silencio de la ciudad blanca

Autora: Eva Gº. Sáenz de Urturi

Editorial: Planeta

Número de páginas: 480

Ano de publicación: 2016

La frase: “Qué policía no se lo ha preguntado nunca: si la persona que más quieres fuese un asesino, ¿lo entregarías o lo ocultarías? ¿Y si fuese mi abuelo un sádico verdugo de la guerra civil? […] ¿Cómo encajar en tu vida dos percepciones, dos realidades tan divergentes? ¿Puedes volver a abrazarlo, darle un beso afectuoso en la frente, mirarlo a los ojos? ¿Lo delatas? ¿Dejas de tratar, de querer, de amar a alguien que te ha cuidado, que te ha dado tanto amor y afecto durante toda tu vida?

Valoración:estrellasSinopsis

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.

El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?

Reseña

Noviembre de 1969. La persona que le precede le lleva ventaja, tal y como puede observarse en las huellas impregnadas en la nieve. Preocupado, camina a ritmo ligero tras sus pasos en medio del alba. A escasos metros, su figura entrecortada deja entrever una cojera hasta entonces inexistente. Álvaro Urbina lleva en Vitoria el tiempo suficiente para saber quiénes son las personas más influyentes de la ciudad. Recientemente contratado en la Clínica Vitoria, el doctor ansia codearse con la más alta sociedad. Uno de ellos es el rico empresario prometido de la joven que avanza, tratando de pasar desapercibida, hasta la escalinata de Villa Suso, frente a la que se encuentra la Plaza del Machete. Blanca Díaz de Antoñaba frecuenta con asiduidad su consulta. El médico no puede hacer caso omiso a los mensajes que su corazón le está lanzando constantemente. Sin embargo, sus ojos también le transmiten unos duros avisos; avisos que se ven confirmados cuando la  hermosa mujer se lanza escaleras abajo en busca de una salvación escondida.

24 de julio de 2016. Víspera del Día de Santiago y del Día del Blusa, el preludio de las fiestas de la Virgen Blanca que tienen lugar en agosto en la capital vasca. La ciudad es un hervidero de gente ansiosa de celebrar la época más esperada de cada año. Unai López de Ayala es uno de ellos. Un domingo, su cuadrilla y un pincho de tortilla. ¿Para qué pedir más? Pero el inspector, experto en perfilación criminal, recibe un aviso de su amiga y compañera Estíbaliz Ruiz de Gauna, especializada en victimología, que le hace abandonar su descanso, a sus colegas y, con dolor, su comida.

La célebre y siempre en obras— Catedral Vieja de Vitoria espera por él. Dos agentes custodian la entrada con la cerradura intacta tras el extraño aviso de dos arqueólogos que se encontraban restaurando las criptas. Cuando López de Ayala pone su cuerpo en el escenario del crimen, su mente hace rato que tomó un billete de vuelo hacia el pasado. Dos adolescentes yacen desnudos, rodeados de eguzkilores y un halo con olor a gasolina, sin signos de violencia pero con una marca de cinta adhesiva en sus bocas. Sus manos descansan sobre la mejilla del contrario en un gesto tierno e íntimo. Con una orientación hacia el eje noroeste y un pinchazo en un lado de sus cuellos, las víctimas parecen seguir la serie que cesó veinte años atrás con la detención del culpable.

Tasio Ortiz de Zárate, famoso arqueólogo y héroe local gracias a su propio programa de televisión, así como autor de varios libros de historia y misterio, descansa en la cárcel de Zaballa. Su gemelo univitelino, Ignacio, fue el responsable de su captura hace ya dos décadas. Entonces, la fama y el poder pasó, sin escrúpulos, de uno a otro. Aquel joven de veinticuatro años transformó la opinión de la población cuando fue declarado culpable de los asesinatos de dos recién nacidos en el dolmen de la Chabola de la Hechicera, unos pequeños de cinco años en el yacimiento celta de La Hoya, dos niños de diez en las Salinas romanas de Añana y un par de quinceañeros en la Muralla Medieval. Ahora, a escasos días de su primer permiso, Vitoria vuelve a situarse en el punto de mira mundial gracias a la serie más organizada, metódica y macabra de todos los tiempos.

Opinión

Un periodo de enfriamiento de dos décadas tras los famosos y mediáticos crímenes que pusieron patas arriba una ciudad entera. Personas con apellidos compuestos y con edades coincidentes con múltiplos de cinco abandonaban el descanso por la alerta y la seguridad; unos años que aumentaban en paralelo con la cronología de la historia de la ciudad de Vitoria. Pánico y terror ante el criminal más letal de la época.

Veinte años después, el pánico vuelve a volar sobre los habitantes de la ciudad blanca. El culpable cazado tiempo atrás está a punto de pisar las calles que un día se arrodillaron ante él. Sin embargo, aún entre rejas, ¿cómo ha podido Tasio seguir con su peculiar obra? ¿Acaso cuenta con la ayuda de alguno de sus múltiples acólitos que siguen su famosa cuenta de Twitter @scripttipsfromjail?

Eva García Sáenz consigue de una forma extraordinaria establecer la simbiosis perfecta entre dos protagonistas tan diferenciados en su naturaleza. Por un lado tenemos a sus personajes, con su determinado peso en la obra y, por el otro, la grandiosa Álava, un lugar plagado de personalidad, de leyendas, de mitos; una provincia con tanta historia que acoge un sinfín de secretos. Las descripciones de los símbolos más emblemáticos de la ciudad son tan vivos y claros que son dibujados en su tres dimensiones a nuestro alrededor.

El silencio de la ciudad blanca comienza por el final, donde no todo es lo que parece, donde nada parece lo que es. Giros magistrales. El investigador narra en primera persona sus impresiones y descubrimientos. El lector empatiza de forma rápida con un personaje que transmite, a través de sus pensamientos, frustración y dolor a los que deciden ponerse en contacto directo con un ejemplar.

Un trabajo de documentación digno de admirar. Un libro no solo para los amantes de la literatura negra, sino también para aquellos apasionados de la historia y, sobre todo, para los enamorados de una cultura tan mágica.

Anuncios

Un comentario sobre ““El silencio de la ciudad blanca”, Eva Gº. Sáenz de Urturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s