Libros·Libros en castellano·Sin categoría

“Sarna con gusto”, César Pérez Gellida

sarna-con-gusto-cesar-perez-gellida-paginas-de-nieve

Título: Sarna con gusto. Refranes, canciones y rastros de sangre I.

Autor: César Pérez Gellida

Editorial: SUMA

Número de páginas: 512

Año de publicación: 2016

La frase: “La existencia humana no tiene ningún propósito esencial, carece de significado por sí misma, y es justo el motivo por el cual tendemos a la autodestrucción. Porque no estamos programados para admitir que estamos vacíos. […]. Carecemos de valores comunes, de un objetivo que compartir. Nada nos une excepto el interés por la supervivencia de la especie, Sancho, solo eso. Egoísmo colectivo. Somos monolitos que teatralizamos relaciones porque nos aterra la soledad, ese agónico momento en el que uno toma conciencia de que no hay nada más; de que no hay nadie más.

Valoración:

estrellas

Sinopsis

Lastrado por los efectos nocivos que le ha dejado la obsesiva persecución de Augusto Ledesma, el pelirrojo inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho, vuelve al Cuerpo con la esperanza de retomar las riendas de su vida anterior. Nada más lejos de la realidad.

Una adolescente ha desaparecido en el marco de las ferias patronales de la ciudad. Se trata de la hija de un importante empresario y las primeras pesquisas apuntan a que podría tratarse de un secuestro.

Reseña

Bélgica, 14 de agosto de 2012. El olor a pólvora se introducía sin piedad en sus fosas nasales. En plena festividad de la Virgen Negra, los pasos de Aargen de Bruyn tomaban una dirección opuesta al del bullicio que hervía en las calles. Camino de su domicilio, los trescientos escalones de la Montagne de Bueren se alzaban imponentes, dificultando su ruta. Lo había visto, con su larga y rubia melena y el traje negro de levita, apoyado sobre su vehículo. Entonces, lo supo. Y el destello procedente del interior de su chaqueta no dejó lugar a dudas. El retirado ayudante del fiscal cayó decapitado, no sin antes haber enviado más de veinte años de investigación a dos desconocidos.

Valladolid, 1 de septiembre de 2012. El reloj había sido implacable. Quince minutos sobre la medianoche indicaban a la joven que se había saltado, sin intención, el toque de queda impuesto en su casa. Integrante de la peña que organizaba la discoteca Bagur durante las fiestas, Margarita salió apurada del lugar sin avisar a ninguna de sus amigas. Su móvil, recientemente fallecido, le dejó con el mensaje a su madre caliente en sus manos. Las excusas bailaban sin compás en su cabeza cuando un tipo desaliñado salió a su encuentro con una placa de policía. En busca de estupefacientes y como medida de control de datos, el hombre conduce a la adolescente a un coche destartalado sin ninguna distinción oficial. Su teléfono desaparece de sus manos mientras un cuchillo de caza hace su aparición ante sus ojos. El olor a orín impregnó el coche.

Comisaría de Policía de la localidad, 3 de septiembre de 2012. Su rostro, al igual que sus actos, se había hecho famoso aquel fatídico día. Un vídeo viral que mostraba cómo abatía a Augusto Ledesma le costó más de una noche sin la visita de Morfeo: su suspensión temporal; dieciocho meses que se vieron reducidos a seis por su destacada e implecable hoja de servicios en el Cuerpo de Policía. Sin embargo, el inspector de homocidios Ramiro Sancho estaba de vuelta. Atrás quedó una ruptura sentimental, infinitos e intensos momentos de soledad, instantes de lectura de grandes clásicos y rutinas de entrenamiento repetitivas.

En algún lugar, en fecha indeterminada. El haz de luz de la colgante bombilla iluminaba pobremente la estancia. Una silla, una palangana, un rollo de papel higiénico y un ventilador que movía el aire viciado eran los únicos objetos de su lugar de encarcelamiento. Sobre un colchón, un bozal sobre su rostro y unos grilletes que la encadenaban a la argolla situada en el suelo, Margarita Zúñiga Pérez recitaba una y otra vez esas canciones de Calle 13 que tan buenos momentos le habían brindado. Brillante estudiante, la joven no dejaba de pensar en las actitudes que podrían estar teniendo sus padres con el fin de solucionar la situación. Hija del concejal delegado general de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda del Ayuntamiento y nieta de un importante hombre del Grupo Helios, la secuestrada escuchó una presencia que cambiaría su vida para siempre.

Opinión

César Pérez Gellida, uno de los máximos exponentes de la novela negra contemporánea, consigue de una forma magistral dar voz a todos y cada uno de los sujetos que forman, de una u otra forma, parte de un secuestro. Bien definida como una obra con una visión de 360º de un delito de estas características, el autor retrata con el más mínimo detalle a cada personaje, que cuentan con una personalidad única y arrolladora dignas de ser estudiadas.

Por una parte, la incesante lucha de un Cuerpo de Policía por solucionar este conflicto y liberar, sana y salva, a la aterrada víctima. Por otra, una familia que vive y da un giro radical ante la dura situación a la que tiene que hacer frente, con instrucciones, amenazas y actos contradictorios. También, una organización con un único fin: llenar su arca y cumplir con sus propios objetivos vitales. Por último, una adolescente que ve como, de la noche a la mañana, su vida cambiará para siempre. Aterrada, asiste a un desdoblamiento de personalidad y a un debilitamiento, tanto interno como externo, que pondrá en jaque a todos los participantes.

Por si no fuera suficiente, pequeñas pinceladas oscuras en forma de críticas a los medios de comunicación y su labor interesada de divulgación. Máxima exposición del lado más macabro y escondido, con el poder y el dinero como motores principales de nuestra sociedad, acompañada de una banda de sonora que aporta otra dimensión a este increíble libro. Primera parte de la trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre, Pérez Gellida no se olvida de aportar una trama secundaria que deja a los lectores con ganas de más; mucho más.

Anuncios

3 comentarios sobre ““Sarna con gusto”, César Pérez Gellida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s