Libros·Relatos·Sin categoría

“La mina de los 100 cadáveres”, Alexander Copperwhite

Título: La mina de los 100 cadáveres: la aparición de los fantasmas

Autor: Alexander Copperwhite

Editorial: Autopublicación

Número de páginas: 47

Año de publicación: 2015

La frase: “Enterramos a los que fallecen. No deshacemos de los objetos que deseamos apartar de nuetra vista. Enterramos nuestros recuerdos, incluso relegamos al olvido las malas acciones para apaciguar nuesras conciencias. Pero, algunas veces, en los rincones más recónditos del mundo, alguien o algo consigue escapar de ese profundo agujero que hemos creado para perseguirnos y obligarnos a cumplir con nuestra sentencia.”

Valoración:

3estrellas

Reseña

Montenegro, 1953. El olor a tierra, a ceniza y a hollín se infiltra de forma rápida y sin dubitación en las fosas nasales de los presentes. Los pulmones, el hospedaje perfecto de estas partículas, se han visto invadidos sin piedad. Sin fuerzas para luchar contra los agentes externos, permanecen sumisos y conformistas ante una batalla ya perdida. Los trabajadores, aunque conocedores, agradecidos por la oportunidad laboral que posibilita mantener a sus familiares en la dura época de posguerra. De sol a sol, la rutina diaria de los mineros transcurre entre aire espeso. Los canarios de las jaulas colocadas estratégicamente alertan con su cese de canto —o su temprana muerte— de la falta de oxígeno, situación en la que los hombres deben refugiarse en el salón habilitado para comer y descansar.

En el túnel número tres, dos trabajadores pelean, pico en mano, con la piedra y el carbón que va cayendo a sus pies. En mente, un único objetivo: conseguir el ascenso que les permita sorprender a sus prometidas con prendas anheladas. Inmersos en la lucha, los hermanos hacen caso omiso al pájaro presente, el cual deja de cantar. Pico y pico chocan, provocando una chispa que desencadena la tragedia. Cien mineros desaparecen bajo tierra.

París, actualidad. El sonido del teléfono rompe el silencio de la habitación. Cintia Ceberny, reconocida antropóloga, recibe la inesperada llamada del conde Familev, el hombre más rico de los Balcanes y principal benefactor del museo del Louvre, su lugar de trabajo. A la puerta de su residencia, una limusina blanca permanece a la espera. En el interior, un fornido y cautivador joven comparte con la mujer la documentación de la misión; una investigación que debe realizarse con la más estricta discreción.

Parque Nacional de Durmitor, Montenegro. El viento gélido choca contra el rostro de los cuatro presentes. La sensual figura de Cintia eclipsa la silenciosa e imponente colina cubierta de pinos. Su angelical rostro, ahora sorprendido, contradice a su salvaje aspecto. Samuel, geólogo, y Michelle, osteólogo, sus siempre fieles acompañantes, la acompañan en la inesperada aventura, junto al desconocido joven Kiro. De pronto, un chasquido actúa como preludio de una desaparición bajo tierra.

Opinión

Un corto pero intenso relato que nace de la imparable imaginación de Alexander Copperwhite. En esta ocasión, un paraje insólito como protagonista de una tragedia que esconde un gran misterio; un pueblo desaparecido sin dejar rastro y un secreto que dura más de medio siglo.

El ansía de poder y el dominio de la propia autoridad procedentes de dos partes opuestas en la jerarquía como desencadenantes de la catástrofe. ¿Qué hacer cuando los errores de nuestros antepasados viajan a través de la línea espacio-temporal hasta alcanzarnos?

Sucesos sobrenaturales que dejan con ganas de una mayor profundización de los personajes y un alargamiento de una idea bien plasmada pero poco desarrollada.

Anuncios

2 comentarios sobre ““La mina de los 100 cadáveres”, Alexander Copperwhite

  1. Gracias por la reseña. Son incontables ya las notas que he recibido sobre ella diciéndome que es corta y que necesita más desarrollo, que decidí escribir la novela. 🙂 Empieza desde el momento que Cintia da a luz en un hospital, un ser concebido entre dos mundos. Profundizo más en los personajes y explico todo lo que pasó antes, todo lo que sucedió en el pueblo, y lo que ocurrió después. Espero para el 2018 tenerla terminada. Gracias por la crítica y espero haber aprendido la lección, jejeje 🙂 Un fuerte abrazo. Y aquí dejo una nota pequeña parte en primicia:

    III – La misa de los malditos

    En la ciudad medieval de Kotor, Montenegro…
    Un extraño cruzaba el puente que separa la ciudad vieja de la nueva. Un hombre cuya sombra titilaba bajo el amparo de la luna, ajena a las luces de la ciudad. El muro de piedra, antaño protección de los habitantes, ahora sólo era un lugar de visita obligada para los visitantes. El río cercano, cuyas aguas terminaban mezclándose con el mar adriático, parecía agitado. Perturbado. Como si un calor subterráneo modificase su densidad, queriendo cambiar su naturaleza. Eran muchos los turistas que visitaban aquel lugar, pero ninguno era como él, nadie inspiraba tanto helor e indiferencia como él.
    Su paso era firme, decidido. No perdía el tiempo en mirar los escaparates de las tiendas de artesanía y recuerdos, ni se detenía para leer los menús de los restaurantes. Las impresionantes estructuras de piedra, con sus ventanales de madera y sus arcos de hierro, tampoco le llamaban la atención. Él había llegado a la ciudad con un único propósito.
    El renacer de un nuevo comienzo.
    El fin de un mal menor.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s