Inicio · Periodismo

José Luis Fernández Juan, autor de Pinceladas de Harmonía.Con: «La persuasión de la literatura como mecanismo lingüístico puede levantar el alma tanto como la intertextualidad de las líneas de algunos líricos universales»

Artista renacentista y defensor de la filosofía del amor-humor, reza su pequeña biografía en «Pinceladas de Harmonía.Con», José Luis Fernández Juan (Valencia), licenciado en Filología Hispánica y en Filología Valenciana, nos habla sobre la segunda parte de la saga.

Compagina su trabajo con la pluma con el de profesor en el Colegio de Nuestra Señora del Pilar. En 2014 llegó la primera parte de la novela que hoy nos ocupa. «Pinceladas de Harmonía» plasmó sobre papel «los motores de búsqueda para la toma de conciencia y la aplicación de las decisiones adecuadas […]. Se intenta que se reactiven los sentidos del lector y que este se cuestione la integridad de su percepción». Tres años después, llegó su segundo vástago: «El diccionario de JLFJ».

Con Julio Cortázar, Ana María Machado, Rubén Darío, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Juan Ramón Jiménez o Miguel de Cervantes, entre otros, como referentes literarios, navega entre las aguas del vanguardismo, surrealismo, culteranismo y todo lo que acabe en -ismo. Con pinceladas poéticas en una prosa soberbia, enaltece el humor como antídoto a cualquier mal.

Hemos tenido un cruce de palabras —bonitas— que poco y mucho sentido tienen. Con ustedes, el sensacional José Luis Fernández Juan.

P. Tarea muy ardua preparar una entrevista que esté al nivel de José Luis Fernández Juan, con un dominio completo del idioma. Do you speak english?

R. Oui.

P. Además de escritor, eres profesor de Lengua y Literatura en Nuestra Señora del Pilar, en Valencia. ¿Qué me puedes decir sobre la leyenda urbana de estos docentes que recomiendan asiduamente sus propios libros?

R. No es mi caso. No tengo leyendas urbanas, pero tengo un par de leyendas agrícolas que voy a aprovechar para intentar desmentirlas desde tus páginas.

La primera dice que vendo aperos por internet: motosierras a batería, colleras de caballo, cultivadores de 9 ganchos, damajuanas de cristal, carros de vacas, arados tarados… No sé de dónde ha salido esta posverdad, ya que por internet solo vendo nubes de chuches en forma de escutoide.

La otra leyenda agrícola que se me asigna es que en la ciudad de Cangas de Morrazo tengo un negocio ilegal de frascos con leche de cabra. Filfa total. Aclaro que mi leche de cabra es para consumo personal. La dan mis cabras y van directamente al cielo de mi boca. Sin intermediarios. No trafico con ella porque no me gustan los embotellamientos.

P. Para preparar esta entrevista, he tenido que tirar de mis conocimientos escolares. Se me ha ocurrido que «La literatura es la levadura que levanta el alma» es un buen eslogan para este espacio literario. ¿Crees que si nombro a Ken Follett como artífice de la cita tendrá más futuro o quizás mejor a Asimov?

R. Asimov y Follet no son tan distintos. Follet es carnal y Asimov también es justamente de esta manera. El verso y el eslogan a veces se confunden como ellos. La persuasión de la literatura como mecanismo lingüístico puede levantar el alma tanto como la intertextualidad de las líneas de algunos líricos universales que perfectamente podrían haber sido artífices de tu cita.

Podrías nombrar, como alternativa a Follet y Asimov, al compositor musical Joaquín Rodríguez Fernández, el autor de eslóganes tan contundentes como «Tu sangre azul se pondrá colorada con gammaglobulina vitaminada», «Todo el mundo sabe hacia dónde va el cohete», «El clima de Occidente me hace estornudar» o «Llegó la hora de despertar». Pero Joaquín también es capaz de crear y lanzar auténticos enigmas en forma de preguntas como «Adivínalo tú, ¿qué tienen todos en común?», «¿Qué iban a esperar de un gran danés que acaba con mi sueldo cada mes?» o «Felipe II, ¿qué te propones?».

P. Se abre el telón y aparece una carta encima de un objeto de valor. Se cierra el telón. ¿Cómo se llama la película? Sobrevalorado. ¡Cosecha propia, como la de Arcadio!

R. ¡Sí, señora! ¡Bien jugado! El cine es una ceremonia catártica llena de fascinación, aprendizaje y entretenimiento. ¡Juguemos a adivinar películas! O mejor, ¡veamos películas y valorémoslas!

Algunas como Los chicos con las chicas, El submarino amarillo, El club de los poetas muertos, Sopa de ganso, Amanece que no es poco o Campeones han cosechado un desmedido éxito debido a su indiscutible importancia funcional. La adivinanza de su condición las vuelve imborrables en nuestra memoria. Cine de perfil prominente. Su carácter propedéutico confronta la moral y el instinto para advertirnos a los espectadores que somos realidad biológica y espiritual. Por eso nos gustan tanto este tipo de películas. Con ellas crecemos y vencemos abstinencias. Son intemporales porque siguen dando enseñanzas a cada yo que la ve. La música, inventiva e iconografía hacen el resto. La magia del cine es la magia de la conciencia humana.

Arcadio, el personaje de Pinceladas de Harmonía.Con que citas, podría gestionar una empresa cinematográfica con la misma eficacia que la suya hortofrutícula. Godofredo le ayudaría. Juntos se reunirían con grandes colaboradores y crearían sinergias. Podrían abrir y bajar telones o apretar botones del mando a distancia para que el público disfrutase de esa proyección, que nos ayudará a engrandecer y revisar la realidad para comprenderla mejor. A ciencia cierta, nuestra vida es fugaz y va de una pantalla a otra.

P. ¿Qué opinaría Quentin Tarantino de los pies de Druso?

R. Los bellísimos pies de Druso estéticamente pueden remover el fundamento de lo especial. Esos pies son una auténtica heterodoxia de asociaciones y emociones. Y además pueden realizar saltos cuánticos, sin llegar a saber la cifra exacta.

Druso cuida de sus pies como hay que cuidar a los que nos cuidan. Cuando habla demasiado, se enrolla una toalla con la planta del pie; cuando escucha a Tequila, salta  en cuclillas; cuando visita los EE.UU., usa productos exfoliantes y cuando sale con Lorelei, realiza baños con sales. Quentin Tarantino y otros artistas de su tino contarían de los pies de Druso, que son dos seductoras extremidades que escapan hacia su ayer pero vuelven hacia su mañana. Uno, dos…

P. La RAE da como válida «harmonía» y «armonía», a pesar de que apuesta por la segunda opción. ¿Te gusta llevar la contraria?

R. .airartnoc al ravellatsug  em oN  .oN

P. En tu obra El diccionario de JLFJ dices que Tirita es el «Apósito que palpita de frío». ¿Puede su tembleque ser causa de su inestabilidad?

R. Las tiritas son frioleras por naturaleza porque pocas veces pierden el Polo Norte. Quizás la trabazón de lo imposible justifique esas tiritonas que abrazan sin llegar a damnificar.

Esta habilidad de Inés otorga la vuelta en varios minutos JLFJ como método de seducción voluble. Piensa que en El diccionario de JLFJ la Psolución es un «Resultado obtenido con psicología», el Corrazón es un «Órgano muscular que distribuye la sangre con lógica y justicia», el Séptimo es el «Seguidor fraudulento de Camilo», Sobrizna es la «Hija pequeña del hermano», Constelación es una «Galaxia tejida con hilos entrecruzados» y la Sunrisa es la «Solhilaridad».

P. ¿Están los fundadores de la marca de leche Deleite—juego de palabras gallego— a la altura de Luis de Góngora?

R. La potencia del lenguaje gongorino todavía sigue trazando distancias y acrecentando límites. A mi vaca El diccionario de JLFJ le ha influido y de él extraigo su auténtico fluido lácteo. Es obvio que también ha influido en los fundadores de la marca de leche Deleite, que lo han acabado asumiendo como propio. Vitaminado y descriptivo.

El jugador gallego extrae o no de las ubres de la vaca (sin llegar a la ludopatía) los dos planos contrapuestos tan típicamente barrocos por el que se contesta a una pregunta formulando otra nueva. Góngora comienza con G, como un gallego, y acaba con el dragón gigante. Y su leche ni moja ni se moja. Así provoca que el bebedor encuentre él mismo la respuesta como adiestramiento de inclusión pictórica y exclusión sensorial.

Tal vez la altura y talento de Don Luis es de una magnitud física tal, que con la debida perspectiva, genera un eco de talante magnético que logra que la lactosa y el aroma de su grasa gongorina produzca un aroma tan conceptista y dulce como la leche de mis cabras. Tal para cual. Tal cual.

P. David Broncano te preguntaría «cuánto sexo has tenido en el último mes» o «cómo andas de dinero en tu cuenta bancaria». Por 300 euros…, ¿cuál es la primera palabra que siempre creas con la pasta de las sopas de letras?

R. No creas que creo por dinero. Creo. Mi sopa de letras no es de letras; es de números romanos. 7 mayúsculas, como abstracción del caldo de cultivo, que está en todas partes alimentándonos el cuerpo y el alma. Al igual que los libros, se ha de condimentar con ingredientes naturales. Para determinar el tiempo exacto de elaboración, ha de acompañar el tiempo. En un día de sol todo sabe mejor. No hay prisa ni resistencia. Hay proceso. En el fondo (del plato) se trata de un sabroso y divertido pasatiempo.

P. Tus obras tienen toques de surrealismo, vanguardia, barroco… ¿Cuál ha sido el charco que has pisado en el que más te has manchado?

R. Un día, inspirado por Ignacio María Gasca, realicé una inmersión en mi pecera. En seguida me salí porque se asustaron los peces. La noción de contigüidad ya no residía en el nadar o no nadar. Nada de eso; formación diletante de grado medio. Me quedé a mitad de mi iniciación de probatura en otro ámbito inexplorado. Mala suerte pero buena zambullida.

No llegué a mancharme, pero sí a mojarme. Me metí en ese charco a modo de antídoto para refrescarme del abrasador estío que estaba padeciendo. Fue un canto de solemnidad entendido como un acto de propensión punk y dadaísmo psicodélico.

Gracias por acompañarnos esta tarde en Sálvame, José Luis. Ha sido un honor volver a ver en la televisión una de tus obras de teatro.

jose-luis-fernandez-juan-pinceladas-de-harmonia-paginas-de-nieve

Primera entrevista a José Luis Fernández Juan: «La economía de mercado depende de infinidad de aspectos ajenos al verdadero valor literario de un producto». Léela aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s