Inicio · Libros · Libros en castellano

«Morir no es lo que más duele», Inés Plana

Título: Morir no es lo que más duele

Autor: Inés Plana

Editorial: Espasa

Número de páginas: 442

Año de publicación: 2018

La frase: «La mente humana, cuando quiere ser aún más compleja de lo que es, se convierte en un pozo profundo y oscuro. Puede usted permanecer asomado al fondo durante horas, incluso durante días, y no ver más que un agujero negro donde todo es silencio. Solo se puede llegar a la luz cuando se aprende a ver en la oscuridad.»

Sipnosis

Un hombre aparece ahorcado en un pinar a las afueras de Madrid, con los ojos arrancados de cuajo. En uno de sus bolsillos se halla un papel con el nombre y la dirección de una mujer: Sara Azcárraga, que vive a pocos kilómetros del escenario del crimen. Frágil, solitaria, bebedora de vodka en soledad, Sara rehúye cualquier contacto con las personas y trabaja desde casa. El teniente de la Guardia Civil Julián Tresser se hace cargo del caso, asistido por el joven cabo Coira, que se enfrenta por vez primera a una investigación criminal, una investigación difícil, sin apenas pistas, con demasiados enigmas. A medida que el teniente Tresser avance en sus indagaciones, descubrirá unos hechos que darán un trágico vuelvo a su existencia y le conducirán a un viaje a los infiernos que marcará su vida para siempre.

Reseña

Sara Azacárraga. No era capaz de concentrarse. El alcohol, aún sin expulsar por completo de su organismo, no ayudaba, como tampoco lo hacía el hecho de haberse desmayado en aquel bar, con la bragueta bajada, mientras se reunía con el teniente encargado del caso en el que se había visto involucrada. En el último día había tenido contacto con más personas que en el resto de su vida.

La pesadilla parecía haber comenzado cuando fue asaltada en su propio domicilio por dos agentes de la ley. Sin embargo, no se podía engañar: su calvario venía de tiempo atrás. Ahora, corrigiendo un texto para la editorial para la que trabaja, se sentía más bloqueada que nunca. Poco se imaginaba lo que acudir al frigorífico le iba a ocasionar. Los dos ojos gelatinosos arrancados del ahorcado con el que la relacionaban la esperaban en un plato para el café, estratégicamente colocados en la nevera.

Julián Tresser. El profesor de Lengua y Literatura que habían encontrado ahorcado le estaba dando más quebraderos de cabeza de lo que esperaba. El papel que ocultaba en su bolsillo con el nombre de una mujer solitaria lo estaba complicando todo. También lo hacía la gata que su vecino le acababa de encasquetar tras llamar a su puerta. Vivía en un piso que poco de personal tenía, amarrado a un lugar al que no pertenecía y en el que permanecía por su madre, con la que no le gustaba compartir su tiempo. Por si no fuera suficiente, su compañero de caso era un joven que nula experiencia tenía sobre el terreno.

Un email en la bandeja de entrada del asesinado había llamado su atención. Lo firmaba una mujer, bajo la que aparecía la denominación que el grupo de maestros al que pertenecía el difunto habían adquirido: «La Rosa Blanca». ¿Acaso no era esa una organización formada en la Alemania nazi contra el régimen? ¿Qué tenía que ver con lo ocurrido?

Opinión

Inés Plana construye una historia que cumple todos los estereotipos del género. A camino entre el thriller y la novela policíaca, «Morir no es lo que más duele» engancha, eso no se puede negar. La necesidad y el ansia de saber y conocer hacen que pasar las hojas se convierta en un gesto innato, incluso incontrolable. La relación entre los personajes está bien tejida y la trama se desarrolla con giros inesperados, pese a que es sencillo conocer desde el primer momento quién es el malo.

Sin embargo, la sucesión de hechos hace imposible profundizar en demasía en la psique de los personajes, siendo este aspecto uno de los temas más importantes de la novela. Aparecen, además, algunas voces que poco aportan a la narración, despistando e, incluso, llegando a incordiar. Los fantasmas de la vida personal de los Guardias Civiles campan a sus anchas en los escenarios clave, pero parecen quedarse anclados, sin solución. Los caminos se bifurcan, pero no hallan final.

El final, abrupto, deja numerosas incógnitas en el aire. También nos hace volver en la historia para maldecir todo lo superfluo, aquello que no nos ha aportado ni servido. No obstante, el sabor es agridulce. Inés Plana cumple y su «Morir no es lo que más duele» es recomendable para pasar una fría tarde entre mantas.

2 comentarios sobre “«Morir no es lo que más duele», Inés Plana

  1. La verdad es que me parece una historia muy interesante. Hay tantos pendientes que tendré que hacerle un hueco jajaja. Muchas gracias por tu reseña!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s